El Gobierno habilitó a la Policía y a las fuerzas de seguridad a usar las pistolas Taser

Se trata de las armas electrónicas no letales. Publicó la reglamentación en el Boletín Oficial. En qué casos se pueden usar.

Nacionales 07/05/2019

0_pistola-taser.jpg

El Gobierno nacional aprobó este martes el reglamento para el uso de armas electrónicas no letales, tipo Taser, destinadas a los integrantes de las fuerzas de seguridad provinciales y federales.

  • El Gobierno nacional compró 300 pistolas Taser
  • Córdoba tiene tres pistolas Taser, pero no las usa
 
La medida se concretó a través de la resolución 395/2019, publicada este martes en el Boletín Oficial.
 
En el texto se indica que las fuerzas deberán proceder a la “Inmediata implementación de cursos de capacitación específica para el empleo de armas electrónicas no letales”.
 
En los considerandos de la resolución, el Ministerio de Seguridad establece que las armas electrónicas no letales permiten abordar “situaciones operacionales en las que resulte necesaria la utilización de la fuerza sin el empleo de armas de fuego”, en tanto que se precisa que este tipo de instrumentos producen sólo “efectos pasajeros en el organismo humano sin llegar a provocar la pérdida del conocimiento”.
 
En el reglamento, publicado como un documento anexo de la resolución, se establecen los siguientes casos para el uso de armas electrónicas no letales.
 
  • Para inmovilizar, proceder a la detención o para impedir la fuga de quien manifieste peligro inminente de lesionar a terceras personas o de autolesionarse. 
  • Cuando deba ejercerse la legítima defensa propia o de terceras personas. 
  • Para impedir la comisión de un delito de acción pública.
  •  

Además, se limita su uso a las fuerzas policiales y federales, previa identificación a “viva voz advirtiendo su inmediata intervención”, salvo cuando ello resulte “evidentemente inadecuado o inútil”.

En tanto, sobre los casos de “peligro inminente”, la reglamentación establece tres tipos de casos:
 
  • Cuando se desarrollen conductas amenazantes que pongan en peligro la integridad física del agente o de terceras personas. 
  • Cuando se manifiesten conductas violentas que indiquen la inminencia de un ataque al agente o a terceras personas. 
  • Cuando el número de los ofensores o la imprevisibilidad de la agresión esgrimida impidan materialmente el debido cumplimiento del deber, o la capacidad para ejercer la defensa propia o de terceras personas.
Registro
 
Por último, el texto expresa también que se procederá a preservar “la memoria interna del material utilizado, a los efectos de efectuar el pertinente control administrativo”.
 
 
 
Abogado Laboral Cordoba

Más de Nacionales

Comentá esta nota