Cómo operaba la “banda de los sorteos virtuales” que funcionaba desde la cárcel de Cruz del Eje

Seis jefes operaban desde el penal y el resto actuaba como miembros de logística. Un total de 23 personas van a juicio por esta modalidad de estafa virtual.

Policiales 23/05/2022

225_banda-de-los-sorteos-virtuales-ch.jpg

En la Cámara 10ª del Crimen comienza este lunes un juicio a 23 acusados de estafas desde la cárcel de Cruz del Eje mediante el ardid de los sorteos virtuales que prometían premios para desapoderar a las víctimas de fuertes sumas de dinero.
 
Seis jefes de una asociación ilícita -William Elías Córdoba, José Daniel Córdoba, Carlos Javier Alderete, Lucas Alberto Sebastián Chiquilitto, Nicolás César Quinteros y Darío Germán Calderón- que están detenidos en el Complejo Carcelario N° 2 “Adjutor Andrés Abregú” de Cruz del Eje lideraban las acciones y cometieron decenas de estafas, entre comienzos de 2017 y mes de mayo de 2019.
 
Para esto, -de acuerdo a la acusación- se valieron del aporte que hicieron desde afuera del penal Leandro Sebastián Loza, Rodrigo Adrián Moyano, Roberto Antonio Loza, Cielo Janet Alderete, Jésica Silvana, Taborda, Sergio Sebastián Ahumada, Mauricio Damián Ceballos, Ángel Esteban Tapia, Matías Emanuel Chiquilitto, Karen Aldana Álvarez, Paola Beatriz Córdoba, Mirta Isabel Gorosito, Johana Edith Martínez, Cynthia de Lourdes Calderón, Romina Soledad Esquivel, Gloria Elizabeth Urán y Aníbal César Quinteros.
 
ESTAFAS DIGITALES: CÓMO OPERABA LA BANDA DE LOS SORTEOS VIRTUALES
 
El auto de elevación a juicio sostiene que los seis jefes distribuían roles y tareas, se brindaban apoyo y contención entre sí y a los demás miembros de la banda. Idearon un plan estratégico para delinquir, según una modalidad usual en el establecimiento carcelario que se valía del ingreso y uso ilegítimo e indiscriminado de teléfonos celulares, aprovisionamiento de “chips” y carga mediante “tarjetas prepagas”.
 
 
Según la acusación formulada por el fiscal Enrique Gavier, con esas líneas telefónicas se comunicaron con diversas personas que habitaban en diferentes puntos del país, sea a través de llamados telefónicos, mediante mensajes de texto vía whatsapp, utilizando nombres falsos y mentidas representaciones de distintas compañías ficticias.
 
La instrucción sostiene que, “para hacerles creer a las víctimas –diseminadas por todo el territorio nacional– que habían resultado ganadoras de un sorteo, por lo que se las premiaría con dinero en efectivo y otros beneficios”.
 
Una vez que conseguían que sus interlocutores “cayeran en error creyéndose acreedores del premio falsamente prometido, otro de ellos le llamaría por teléfono y les informaría ardidosamente que para poder acceder al beneficio debían integrar distintas sumas de dinero, realizando transferencias en efectivo sea mediante el sistema persona a persona –Western Unión/Pago Fácil- o bien guiando a las potenciales víctimas hacia un cajero automático, donde en forma hábil y engañosa, mediante el despliegue de un discurso mendaz, iban dictándole los pasos a seguir para que trasfirieran dinero al CBU que les indicaban, bajo la excusa de que lo necesitaban para ‘concretar’ el ‘trámite’”.
 
De este modo lograban que sus víctimas “transfirieran aquellos montos, en favor de otros miembros de la organización criminal quienes, a la postre, retirarían el dinero producto del ardid estafatorio presumiblemente en la ciudad de Córdoba en alguna agencia de Western Unión/Pago Fácil o entidad bancaria o cajero automático”.
 
El debate se realiza en la Cámara 10ª del Crimen, con el tribunal integrado por Carlos Palacio Laje (presidente), Juan José Rojas Moresi y Centeno. El acusador será el fiscal Gustavo Dalma.
Abogado Laboral Cordoba

Más de Policiales

Comentá esta nota