Polarización: Alberto y Cristina apuntaron contra Macri en el mensaje final.

El Frente de Todos cerró la campaña nacional con un acto en Tecnópolis. Unicos oradores, el Presidente y la Vicepresidenta criticaron al macrismo y plantearon el desafío de recuperar el salario

Política 09/09/2021

57_alberto-y-cristina-apuntaron-contra-macri-en-el-mensaje-final-ch.jpg

La fórmula presidencial del 2019 cerró en Tecnópolis la campaña nacional para las primarias del domingo. Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner fueron los únicos oradores. El acto apostó a ratificar la unidad del Frente de Todos representada en aquella fórmula exitosa de hace dos años.
 
Unos 57 minutos habló la Vicepresidenta; 33 el Presidente. Cristina Kirchner volvió a pedirle a la oposición que se siente a discutir qué modelo de país quiere. También rescató “el ADN peronista” del Gobierno por las políticas ante la emergencia sanitaria, como la construcción de centros médicos modulares o la terminación de hospitales, cuyas obras se habían frenado durante el gobierno anterior.
 
Alberto Fernández, que reconoció que su gestión “está muy lejos de haber hecho todo”, arengó: “a los que nos votaron en 2019, a los que hoy dudan, a los que no nos votaron, les pido por favor que estemos juntos para terminar con tanta desigualdad, con tanta decadencia”.
 
 
Tecnópolis está directamente ligado al kirchnerismo. “Es como el living de mi casa”, dijo Cristina Fernández. Recordó que se llegó a ese predio pegado a la General Paz, porque Mauricio Macri, como jefe de Gobierno porteño, vetó en 2011 que el gobierno kirchnerista instalara una muestra de tecnología en Palermo.
 
“En Tecnópolis también presentamos el Qunita, entregué la computadora cuatro o cinco millones del plan Conectar. Aquí montamos un centro para internación y aislamiento para los infectados con coronavirus. Armamos el país para enfrentar lo que venía. ‘¿Qué es gobernar?’. Gobernar es hacer, está en nuestro ADN peronista”, dijo.
 
Los principales socios del Frente de Todos acompañaron en el escenario a Alberto y Cristina. Primero subieron cuatro precandidatos, en representación de los 24 distritos. Los elegidos fueron Carlos Caserio (Córdoba), Victoria Tolosa Paz (Buenos Aires), Camau Espíndola (Corrientes) y Leandro Santoro (CABA).
 
Después subieron nueve gobernadores peronistas más el aliado santiagueño, Gerardo Zamora. Al cuadro lo completaron Máximo Kirchner (responsable de la campaña bonaerense junto a Kicillof) y Sergio Massa, el referente del Frente Renovador.
 
El alineamiento de estos actores para el final de campaña, dicen en el oficialismo, muestra que ya fue superado el impacto del affaire del cumpleaños en Olivos durante la cuarentena dura. El electorado lo dirá el domingo. En las últimas dos semanas, el FdT cree haber retomado el rumbo de la campaña. El Presidente recorrió fábricas en San Juan, Catamarca, La Pampa, Chaco y Buenos Aires. “Alberto, me gusta eso de los dos modelos que decís”, comentó la Vicepresidenta, sobre el concepto de “dos países en pugna” que el Presidente viene reiterando. “El país de la producción y el trabajo o el país de la deuda”, opuso Alberto.
 
Cristina Fernández combinó anécdotas y comentarios casuales, con críticas al gobierno de Macri y a los medios, a esto por su trato a los candidatos del oficialismo. También marcó el norte para la postpandemia. Le pidió a los funcionarios que salgan a explicar las medidas del gobierno. Se permitió criticar el rol de parte del PJ en el gobierno de Cambiemos.
 
“Pichetto, jefe del bloque peronista del senado, te votaba hasta el café con leche y ¿decís que los peronistas no te dejaron gobernar? En el Senado mi partido votó los tres allanamientos de mi casa, rompieron el bloque del peronismo y le votaron todo; no critico a nadie; es política, pero que no me mientan, tuvieron mayoría porque les votaron todo”, reiteró.
 
Habló del “maltrato” de los medios a los candidatos del oficialismo y criticó la falta de “repreguntas” por las operaciones inmobiliarias de María Eugenia Vidal y Diego Santilli.
 
También aludió al balazo recibido por un diputado peronista en Corrientes en la campaña. “¿Imaginen si hubiese sucedido en Formosa?”, dijo, mirando a Insfrán, parado junto a Kicillof en el escenario.
 
En el FdT entienden que el votante tiene fresca aún la gestión de Macri y que ese recuerdo pesará más que la inflación sin domar y los salarios bajos, dos deudas del oficialismo.
 
“Aquel país del 9 de diciembre de 2015 tenía el salario en dólares más alto de Latinoamerica. Lo devolvieron cuatro años después con uno de los salarios más bajo de América Latina. Hoy tenemos un retraso salarial importante: no hay que tenerle miedo a las paritarias, así empezamos a crecer con Néstor”, dijo.
 
CONTRA LOS MEDIOS
 
El Presidente también enfocó sus críticas contra los referentes de JpC y contra los medios de comunicación. “Que escriban lo que quieran, dediquen las tapas que quieran, gasten la tinta que les dé la gana. Mi obligación es con el pueblo, es con los hombres y mujeres de la Argentina, el resto me importa un bledo”, desafió.
 
El Gobierno dice que solo pudo gestionar 99 días sin pandemia. “Ese día 100 (el de la normalidad) está muy cercano” dijo el Presidente. “¿Qué vamos a hacer el día 101? ¿El día 101 van a ir al Congreso a proponernos bajar las indemnizaciones, van a proponernos precarizar a los que trabajan?”, se preguntó.
 
Los discursos plantearon la agenda de la post-pandemia: la recuperación del empleo y los salarios. Las PASO, esa gran encuesta, dirán cuán fuerte es el FdT para lo que sigue.
Abogado Laboral Cordoba

Más de Política

Comentá esta nota